Las 7 barreras que te impiden conectar con tu hijo

Madre e hijo conectados

¿Qué te está impidiendo comprender a tu hijo?

En todas las relaciones hay barreras que impiden conectar con la otra persona y que dificultan que la convivencia sea positiva y enriquecedora. Y eso no excluye la relación con tus hijos e hijas.

Muchos de estos obstáculos son parte de lo socialmente establecido para educar a los niños y por lo tanto es difícil ponerlo en entredicho porque muchas personas consideran que esa es la manera en la que hay que tratar a los niños para que aprendan.

La intención en principio es buena, que aprendan, pero no todo vale.

No vale si las herramientas que usas para que aprendan dañan su autoestima y dañan vuestra relación.

Y hay muchas cosas que dañan y no somos conscientes de ellas.

Los 7 principales obstáculos son:

1 – Creer que tu hijo debe obedecer

Eso pensamos, que los niños y niñas deben hacer lo que les decimos porque las personas adultas sabemos lo que hay que hacer en cada momento y ellos tienen que obedecernos para que aprendan de nosotras.

Me hace gracia cuando decimos la frase “ es que quiere hacer lo que le da la gana” y la expresamos como si esto fuera lo peor que puede hacer un niño, querer hacer lo que le apetece.

Espero que tú también quieras hacer lo que te apetece.

Y puedas en el mayor número de momentos hacerlo.

Ya sé que hay veces que hay que hacer otras cosas, pero por lo menos comprendamos que ellos quieran hacer lo que más les gusta, jugar, no recoger, comer lo que elija, no ducharse, no hacer los deberes…

Eso es lo único a lo que te invito, a que puedas conectar con que es saludable querer hacer lo que más te gusta, que es un síntoma de conexión con uno mismo y de confianza contigo al expresarlo.

Solo para que le puedas comprender.

No significa que no haya que tener límites, colaborar en casa, ducharse y comerse las lentejas, pero vamos a partir de aceptar y comprender que a veces le apetecería hacer otra cosa.

2 – Esperar que mantenga el control de sus emociones

Tengo una noticia que darte, el cerebro infantil no está preparado para regular sus emociones como el cerebro adulto ( y no siquiera los adultos somos capaces en muchas ocasiones). Hasta los 25 años no están potencialmente maduras las capacidades de autonontrol y empatía , claves en la gestión de las emociones.

En realidad no va a madurar sin más cuando cumpla los 25 , es necesario que esas habilidades se trabajen, es un camino largo que se construye milímetro a milímetro.

Te invito a preguntarte cómo es tu capacidad de autocontrol y esa será la clave en la que tengas que trabajar para acompañar este proceso de práctica de estas habilidades.

Comprender su cerebro y lo que le podemos pedir es la diferencia entre pensar que lo hace a posta o saber que es un proceso y que debemos ser nosotras las que ayudemos a hacer esta regulación progresiva de sus emociones.

3 – Pensar que tienes razón

Un clásico. Yo tengo razón y él o ella está equivocado.

Nadie tiene razón o todos la tenemos, como prefieras verlo.

Cada uno interpretamos la realidad según nuestra forma de entender la vida, nuestras prioridades y necesidades.

Es un reto poder entender que tu hijo vea las cosas de otra forma y no querer convencerle sino aceptar su postura, expresar la tuya y buscar una solución a cada circunstancia.

Intenta ser consciente de las veces que en unos días crees que tienes razón y haz el esfuerzo por meterte en su piel y comprender cómo se ven las cosas desde el otro lado.

4 – Gritar y castigar

Muchas veces decimos que ya no ha quedado más remedio que castigarle y gritarle porque hemos intentado todo y no funciona y cuando nos ponemos como un ogro parece que es el único momento en el que hacen caso.

No es responsabilidad de ellos cuando gritamos o castigamos. Y tiene consecuencias negativas para la relación y para el concepto de sí mismo.

Existen otras formas.

El primer paso es aceptar que tú tienes la capacidad de elegir gritar o hacer otra cosa. Eres libre de elegirlo. No es fácil en algunos momentos. Y es posible que aún con esfuerzo te equivoques en ocasiones. Será el momento de disculparse para poder liberarle del sentimiento de que se merecía ese trato.

Paso a paso, primero saber que eres libre de elegir, después indagar en la actitud y herramientas que quieres darle para el futuro.

5 – Querer que te escuche en pleno conflicto

Imposible, en pleno conflicto las capacidades de los dos no funcionan porque los dos cerebros están hablando desde el ataque, la huída y otros instintos primarios que no permiten tener en cuenta al otro y ser respetuosos.

En este momento hay que parar y dejar de alimentar el conflicto con palabras dolorosas y acciones que no ayudan a entender la otra parte.

Es una certeza que el cerebro en momento de estrés no puede empatizar y necesita un tiempo para recuperar todas sus capacidades.

Así que date un tiempo, no actúes en caliente.

Evita las consecuencias de no usar toda la potencialidad humana de tu cerebro.

Ni te puede escuchar en este momento ni tú puedes escucharle. Antes de pasar la línea roja da un paso atrás y en otro momento retoma

6 – Hacer las cosas por él porque es más rápido

No darle la confianza para que haga las cosas por si mismo es minar su interna confianza y valía.

Puede hacer muchas más cosas de las que piensas que puede hacer. Para esto es importante conocer la etapa en la que está tu peque y darle tiempo para que las haga. Ayudan las tablas de rutinas, anticipar, confiar y celebrar los resultados.

7 – Tener prisa continuamente

La clave de muchos conflictos, la prisa. Pero la prisa no es responsabilidad de ellos, es nuestra, social, así vivimos actualmente metidas en más cosas de las que podemos asumir y arrastramos a los peques a entrar en esa dinámica muy pronto.

Ellos viven el presente. Aprende de esa capacidad. Revisa si puedes planificar para que no haya tantos momentos de estrés. Analiza si es imprescindible vivir a un ritmo frenético y si estás disfrutando de cada día.

Ellos nos regalan la presencia. Podemos aprender de eso o meterles en nuestro ritmo.

Estas son algunas claves para poder comprender que los niños no son responsables de malos comportamientos, tenemos que aprender a convivir teniendo en cuenta las necesidades de todos los miembros de la familia, aprovechando la capacidad innata de las persoans por colaborar. El enfoque es inclusivo. Revisar y elegir lo que queremos para nuestro día a día.

El primer paso: conectar con ellos.

Por cierto, estos artículos son solo ejemplos de lo que cuento en mi newsletter. Pero los mejores están dentro. Te inscribes aquí:

Responsable: Celia Rodríguez Palomeque (Celia Tejealas). Finalidad: Gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal. Derechos: Acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos en conecta@celiatejealas.com. Puedes cancelar suscripción o modificar tu datos con el enlace a pie de página que existe en todos los e-mails que te mandaremos. Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado. Más información en la política de privacidad.

2 comentarios en «Las 7 barreras que te impiden conectar con tu hijo»

  1. Muchas gracias por todas tus aportaciones, que no son pocas.
    Para mí creo que la 7 en realidad es la «madre» de todas las demás en la mayoría de las ocasiones…..al menos así lo siento yo….quiero que me escuche o razone en pleno conflicto cuando tengo prisa porque es hora de salir para llegar al cole, por ejemplo. Lo mismo cuando no atina con los cordones o los botones de los abrigos…..»ya te ayudo yo que si no,no llegamos»…etc etc…
    Y para que no me ganen las prisas,intento echar mano de un gran recuerdo de un libro que creo q todos los adultos deberíamos tener presente: Momo.

    Responder

Deja un comentario

  Acepto la política de privacidad

Información sobre protección de datos:

  • Responsable: Celia Rodríguez Palomeque (Celia Tejealas)
  • Fin del tratamiento: Moderar y responder comentarios de usuarios.
  • Legitimación: Consentimiento del interesado.
  • Destinatarios: No se cederán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  • Plazo de conservación de los datos: Hasta que no se solicite su supresión por el interesado.
  • Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, limitación, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: conecta@celiatejealas.com.
  • Información adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí.